¡En tiempos de crisis, debemos asegurar la continuidad de la educación!

En los últimos días hemos tenido que enfrentar diferentes retos y cambios en nuestro estilo de vida, debido a las medidas preventivas que se han tomado en el país para evitar la propagación del COVID-19, el cual ha sido declarado una pandemia global. Las restricciones en el contacto e interacción física nos han llevado a poner nuestras miradas sobre las herramientas digitales que hace tiempo nos acompañan, y encontrar en ellas un gran potencial para continuar con nuestras actividades cotidianas de manera cómoda y segura. La era digital ya es una realidad entre nosotros desde hace varios años, sin embargo el momento actual nos plantea una invitación para replantearnos la manera en la que estamos aprovechando las posibilidades que ésta nos ofrece. 

Hoy en día millones de personas alrededor del mundo estudian, trabajan o se desempeñan a través de internet. Las profesiones relacionadas con el área digital aumentan cada día y cobran mayor importancia dentro de nuestros contextos. Así mismo, las actividades que antes realizábamos de manera presencial se han ido reemplazando poco a poco por unos cuantos clicks, y aunque esto parezca una gran novedad, lo cierto es que la era digital ya está constituyendo nuestro presente, pues las herramientas que ofrece responden perfectamente a nuestras necesidades actuales.

Uno de los sectores más beneficiados por estas herramientas ha sido la educación, ya que gracias a esto es posible transmitir conocimiento de maneras que nunca antes nos hubiéramos imaginado. Esto genera importantes desarrollos en las metodologías de enseñanza, que permiten diseñar programas educativos más incluyentes y con una mayor cobertura. Es así como en diferentes países del mundo se ha incrementado notablemente la oferta de programas educativos de todo tipo. En Colombia estas alternativas se han venido explorando desde hace más de 20 años, y aunque en este momento muchos estamos descubriendo y experimentando las maneras de compartir lo que sabemos de manera virtual, ya existen instituciones con una gran trayectoria y experiencia en este tema.

Los niños y niñas se ven especialmente afectados por la crisis de salubridad que estamos atravesando, pues al ser vulnerables de contraer el virus, se deben tomar medidas preventivas de aislamiento, las cuales pueden afectar seriamente el desarrollo de sus estudios. La recomendación es que se mantenga la educación en casa, sin embargo no es muy claro de qué manera se debe llevar esto a cabo. Queda entonces a cargo de los padres y las instituciones, quienes no necesariamente cuentan con la experiencia o capacitación para apoyar este proceso. 

Afortunadamente en Colombia existen alternativas de educación virtual de larga trayectoria que ofrecen programas de preescolar, primaria y secundaria. Este es el caso de Skolmi, un proyecto educativo que está planteado desde la innovación metodológica, a partir del uso de plataformas digitales. Este tipo de apuestas cobran cada día más relevancia en el país, ya que permiten la construcción de programas personalizados e incluyentes, que se pueden adaptar prácticamente a cualquier situación. De esta manera se puede evitar que los procesos de aprendizaje de niños y niñas sean interrumpidos abruptamente, y así puedan llegar a concluir sus objetivos satisfactoriamente.

 

Skolmi, en sus años de trayectoria ha identificado grandes ventajas en la formación virtual, las cuales ha podido comprobar en el gran número de alumnos que han sido parte de sus programas. Este tipo de educación flexible permite un manejo un manejo del tiempo independiente, lo que lleva a que los niños puedan desarrollar su creatividad en diferentes actividades extraescolares. Así mismo, el aprendizaje no está condicionado por un espacio físico, por lo cual es ideal para familias que tengan dentro de su estilo de vida la necesidad de viajar regularmente. Además de esto, es una gran alternativa para niños y jóvenes que presenten condiciones específicas de salud o se encuentren en condición de discapacidad, ya que pueden llevarla a cabo en sus casas o en donde cuenten con los requerimientos específicos y el acompañamiento adecuado para garantizar su bienestar.  

La educación en casa es una gran opción si se cuenta con las herramientas y conocimientos para garantizar un aprendizaje profundo y de calidad, que impulse a los niños y jóvenes a ser activos y propositivos frente a sus propios procesos. Es por esto que es necesario verificar la manera en la que se está llevando a cabo, y asegurarse de que está en manos de expertos. Estamos en un momento en el que el mundo entero está buscando nuevas alternativas para la interacción y comunicación a partir del uso de plataformas digitales. Este gran cambio incluye la formación de nuestros niños y niñas, por esta razón es importante contar con los referentes en educación virtual en el país, y hacer visibles los procesos ya existentes, lo cual evitará que nos veamos inmersos en alternativas experimentales que podrían no cumplir con los resultados esperados.

Déjanos tus datos para darte más información.